C2i

imagen de la página principal de C2I

enlace a Inicio de C2i  enlace a Tecnología de C2i  enlace a Beneficios de C2i  enlace a Recursos de C2i 

 

Beneficios

Reducción de los costos operacionales

Los costos relacionados con los tiempos de inactividad imprevistos pueden ser sustanciales y trascendentales. Como se indicó anteriormente, los niveles de corriente de fuga inaceptables en los elementos de calentamiento resistivos pueden detener un proceso térmico en seco. Como resultado, se requieren tareas de mantenimiento adicionales y no planificadas que aumentan los costos operacionales considerablemente. El escenario que se describe a continuación es un ejemplo de ese impacto en la vida real:

Tras permanecer inactivo por varios meses debido a demoras de construcción en el sitio, la puesta en servicio comenzó con un sistema de calentadores de inmersión de 400 kW que no contaba con la tecnología C2i™. Como resultado del almacenamiento inadecuado por parte del usuario final, los elementos comenzaron a funcionar con niveles de corriente de fuga extremadamente elevados debido a un exceso de humedad en su interior. Se intentó secar el calentador mediante métodos convencionales sin éxito. La única solución fue retirar el calentador y enviarlo al fabricante para su reparación. Las tarifas de servicio adicionales imprevistas, los costos de envío y reparación, así como las pérdidas de ingresos debidas al tiempo de inactividad imprevisto le costaron al cliente $53,200. Al incorporar la tecnología C2i™ inicialmente para prevenir o corregir la situación, el cliente se hubiera ahorrado más de $50,000 y la producción se hubiera mantenido dentro de los plazos previstos.

Sin embargo, este caso en particular podría haber terminado mucho peor. Cuando un elemento de calentamiento eléctrico sufre un fallo catastrófico debido a un arco interno, los sensores de temperatura y los sistemas de control también se pueden ver afectados. En general, los sistemas de calentamiento cuentan con componentes de proceso adicionales integrados, como bombas, válvulas y motores, que con frecuencia sufren daños colaterales cuando el calentador se avería. Con la tecnología C2i™, los algoritmos patentados y las tecnologías especialmente diseñadas proporcionan una supervisión de estado in-situ continua que alerta a los operadores sobre las condiciones de deterioro y mitiga de forma adecuada la causa de fondo. La tecnología C2i™ protege los sistemas de calentamiento industrial, da lugar a un tiempo de actividad de los procesos sin interrupciones, permite la programación oportuna de servicios de mantenimiento y elimina costos operacionales adicionales.

Seguridad mejorada

En muchas aplicaciones de calentamiento industrial, las fallas de los elementos, debido a niveles de corriente de fuga inaceptables, no solo pueden provocar daños irreparables en los calentadores, también pueden crear condiciones de trabajo peligrosas. Cuando el elemento de calentamiento eléctrico se daña como resultado de un arco interno, pueden ocurrir cortocircuitos en el sistema del calentador. Si bien se requieren medidas de protección de los equipos, estos tipos de fallos pueden provocar riesgos eléctricos y de seguridad física extremadamente peligrosos para los trabajadores y el personal de servicio.

La tecnología C2i™ supervisa de forma continua los procesos y las variables eléctricas de manera que el estado del calentador eléctrico siempre se conozca. Los controladores de Chromalox que cuentan con esta tecnología activan de forma automática un inicio suave controlado al poner en marcha el sistema o regulan la potencia de salida durante la operación normal en caso de que el nivel de corriente de fuga supere los umbrales programados. De esta manera, los calentadores se secan de forma segura y eficiente y se evitan condiciones peligrosas debido a fallas de los elementos.

La supervisión de estado in-situ es una tecnología C2i™ exclusiva de Chromalox que proporciona una integridad de proceso sin igual mediante una verdadera previsibilidad de parámetros. Como resultado, los costos operacionales se reducen considerablemente y la seguridad del sistema se mejora en gran medida.

Costos de instalación más bajos

La tecnología inalámbrica se está convirtiendo rápidamente en la tecnología de detección preferida para los sistemas comerciales e industriales debido a los avances tecnológicos continuos, las mejoras de las funciones y la estabilización de las normas en el sector de los sistemas inalámbricos industriales. La detección de temperatura inalámbrica puede reducir en gran medida los costos de instalación y puede ayudar a resolver desafíos estructurales y geográficos que suelen acompañar las instalaciones complejas, como aquellas con múltiples paredes, alturas y distancias elevadas y entornos difíciles. Al utilizar tecnología de detección inalámbrica, se elimina gran parte del contenido de diseño de ingeniería y los costos de materiales y mano de obra de la instalación directamente atribuidos al cableado y los conductos de los sensores se suprimen prácticamente por completo.

Considere un cable de calefacción estándar de 80 pies (25 metros) de largo que incluye el cable del sensor detector de temperatura de resistencia (RTD), hardware, accesorios y conductos. El ahorro total para este circuito solo es de $1,225. En un parque de almacenamiento de tamaño moderado de 100 circuitos, el propietario se ahorraría más de $120,000 en costos de instalación.

Además de los ahorros en los costos de instalación que proporciona la tecnología inalámbrica, el firmware C2i™ patentado de Chromalox integra a la perfección detección de temperatura inalámbrica en sus sistemas de control de cintas calefactoras. Esto mantiene la integridad del sistema, elimina la necesidad de contar con supervisión externa y reduce aún más los costos de instalación.

Optimización de procesos

En muchos casos, los perfiles térmicos de los conductos del sistema no cumplen con las expectativas de diseño. Se presentan puntos de calor y frío debido a las fuentes y los disipadores de calor, ductos verticales, influencias ambientales y errores en la instalación. Las temperaturas extremas pueden ser perjudiciales para ciertos fluidos de procesos. Esto puede reducir los ingresos debido a daños en los equipos, costos de servicio de tiempos de inactividad imprevistos y pérdidas de producción. Mediante la tecnología de detección de temperatura inalámbrica desarrollada C2i™, la resolución de problemas térmicos se puede llevar a cabo de manera eficiente.

La portabilidad de los sensores inalámbricos permite una recopilación de datos de temperatura infinita en todas las redes de conductos, lo que garantiza un perfil térmico preciso. Además, la potente tecnología de mapeo de sensores C2i™ permite que la potencia de salida del circuito del calentador se base en la temperatura mínima, máxima o promedio detectada de varios sensores cableados o inalámbricos. Esto aumenta la fiabilidad del sistema y la integridad de los procesos. Estas tecnologías C2i™ especialmente diseñadas proporcionan las herramientas necesarias para garantizar que sus procesos se ejecuten de forma segura y precisa, y dentro de las especificaciones de diseño previstas.