DirectConnect™: Ahorros en la instalación

DirectConnect Image

       

Ahorros en la instalación


Al considerar un nuevo proyecto de calefacción eléctrica, los ingenieros deben tener en cuenta tres componentes: el calentador, el control de la energía y la instalación. La instalación requiere transformadores, cableado, terminaciones, conductos, colgadores, tiradores de cable e inspecciones. La Tabla 1 muestra los costos (incluyendo la instalación) de un proyecto típico de 2.400 kW (8,2 MMBtu/h) de 24 circuitos que funciona a 480 V. Conforme a lo explicado anteriormente, los costos de instalación superan fácilmente los del equipamiento y la puesta en marcha, por lo que disparan los gastos del proyecto.

La tecnología de media tensión DirectConnect permite utilizar un equipo de calefacción de proceso directamente con un sistema de distribución existente de entre 4.160 V y 7.200 V. Esto permite reducir o minimizar la necesidad de recurrir a transformadores exclusivos para la reducción de la tensión. Al utilizar sistemas multimegavatios, la reducción de costos puede ser importante y, en este caso, la media tensión ofrece un ahorro de más de 250.000 dólares.

Los sistemas de media tensión de Chromalox eliminan o reducen el uso de transformadores,
requieren menos cableado y de menor calibre, y disminuyen los costos de instalación.

Además, la tecnología de media tensión para la calefacción eléctrica de proceso reduce considerablemente el amperaje consumido para la misma emisión de calor. Al utilizar equipos de calefacción de proceso en una aplicación estándar de 4.160 V, se reduce el amperaje por un factor de nueve. Esta reducción del amperaje permite utilizar menos cableado con un diámetro menor en comparación con las fuentes de 480 V.

La conversión de 480 V a 4.160 V para el mismo valor de calefacción disminuye el número de circuitos necesarios de 24 a 2, lo que reduce considerablemente el cableado, los contactores, los fusibles y las tareas de instalación. La Tabla 2 muestra los costos del proyecto para un sistema equivalente de 2.400 kW (8,2 MMBtu/h) que funciona a 4.160 V. En este caso, los costos de instalación representan menos del diez por ciento de los costos del equipo y la puesta en marcha. Los costos del proyecto incluyen un cuarto de millón de dólares menos que la alternativa de baja tensión. Por otra parte, el tiempo de instalación se reduce en un 80 % aproximadamente.