Sea cual sea su punto de vista sobre la descarbonización, la combinación de la presión pública y de los accionistas, el aumento de la regulación y las demandas de informes hacen que sea un cambio inevitable en la industria que todas las organizaciones deben asumir. 

Y si bien el desembolso inicial para descarbonizar activos y procesos le costará más que simplemente mantener el statu quo, los beneficios en términos de eficiencia pueden ser sustanciales, sin mencionar el impacto ético positivo que puede tener en su marca. 

En este artículo, analizaremos los factores que impiden que las organizaciones alcancen sus objetivos de descarbonización y cómo solucionarlos a través de la electrificación. 

 

¿Por qué los procesos industriales aún dependen de los combustibles fósiles?

 

Los procesos impulsados por combustibles fósiles aún ofrecen la mejor relación calidad-precio, algo que los controladores financieros valoran mucho. Los costos y las posibles interrupciones asociadas a la transición de los procesos con un alto nivel de emisión de carbono pueden ser abrumadores para muchas organizaciones. 

Pero lo cierto es que los sistemas impulsados por combustibles fósiles emplean tecnologías obsoletas con una vida útil limitada debido a los objetivos de sostenibilidad. Y si bien la quema de combustibles fósiles sigue siendo competitiva en cuanto a costos, en comparación con el gasto que supone usar alternativas descarbonizadas, todas las organizaciones del planeta necesitarán adoptar pronto métodos de producción más ecológicos.  

Además, las consecuencias de ignorar la situación serán mucho más costosas a largo plazo debido a factores como el costo de actualizar un sistema que, en términos de sostenibilidad, queda obsoleto tan pronto como se instala.

Es por eso que cada vez son más las organizaciones que recurren a las tecnologías de electrificación para reemplazar los sistemas existentes que funcionan con combustibles fósiles.    

Las tecnologías de electrificación se encuentran entre las mejores maneras de descarbonizar la industria, reemplazando los principales métodos de proceso con combustibles fósiles, como las calderas de vapor a gas natural y agua caliente, calentadores de fluidos térmicos y sistemas de aire caliente. 

 

Las ventajas de las tecnologías de electrificación

 

Incluso si sabe que es necesario descarbonizar, saber por dónde comenzar puede ser un gran obstáculo. 

La clave para superar este desafío es comprender la oportunidad de la electrificación y las opciones tecnológicas disponibles. 

Desde aplicaciones de calor de baja a alta temperatura, la electrificación puede reemplazar los combustibles tradicionales en casi cualquier proceso industrial a gran escala, como el lavado, la preparación de alimentos, el secado, la evaporación, la destilación e incluso el reformado y agrietamiento a vapor en la industria petroquímica. 

Las tecnologías de electrificación clave incluyen lo siguiente: 

Bombas de calor

Las bombas de calor se utilizan en aplicaciones comerciales e industriales para procesos a baja temperatura, sistemas hidrónicos y algunas aplicaciones de vapor a baja presión.

Si bien las bombas de calor son una opción atractiva, no resuelven el problema de las piezas móviles que generan instalaciones complejas. También dependen de refrigerantes, que plantean problemas de fugas y eliminación. Además, en climas más fríos, pueden tener dificultades para funcionar de manera eficiente. 
 

Electrodos

Los electrodos han sido un pilar de la industria durante décadas, proporcionando una solución para la producción de vapor y agua caliente a través de la energía eléctrica. 

Pero los sistemas de electrodos ocupan mucho espacio, exigen un mantenimiento complejo, tratamientos químicos y consideraciones sobre la calidad del agua de alimentación, y plantean problemas de seguridad de gran alcance. 
 

Incluso si ignora las desventajas de estas tecnologías, no ofrecen las capacidades adecuadas para ayudar a realizar un cambio completo de los procesos con combustibles fósiles. 

Para eso, la mejor opción es la tecnología de resistencia eléctrica (ERT, por sus siglas en inglés), una tecnología de eficacia probada para aplicaciones de agua caliente y aceite, vapor y gas natural, incluido el reemplazo de casos de uso de calefacción a base de combustibles fósiles naturales. Es una herramienta de electrificación específica que ha demostrado ofrecer mayor eficiencia, rentabilidad y seguridad. 

 

Haga realidad la electrificación y lidere la revolución de la descarbonización

 

Ya sea que recién esté comenzando su camino y explorando sus opciones de descarbonización o que esté listo para dar el primer paso hacia la electrificación, tener el conocimiento adecuado y el asesoramiento de expertos puede resultar muy rentable. 

Descargue nuestro último informe técnico, Cómo lograr la descarbonización a través de la electrificación: Dónde y cómo comenzar su camino, para obtener más información sobre la electrificación y la ERT y sobre cómo realizar una evaluación de descarbonización puede ayudarle a emprender el camino correcto. 

Si desea hablar sobre cómo hacer que la descarbonización sea una prioridad estratégica en su organización, comuníquese con nuestro equipo de expertos en soluciones, que pueden ofrecerle asesoramiento personalizado basado en las prácticas recomendadas más recientes de la industria.

¿Desea conocer más?

Descargue nuestro último informe técnico; Cómo lograr la descarbonización a través de la electrificación. Explore dónde y cómo comenzar su camino y obtenga más información sobre electrificación y ERT.